Una vez tomada la decisión de mudarse convine hacerlo con un poco de planificación, nos evitaremos mucho quebraderos de cabeza. Muchas veces no somos conscientes de la gran cantidad de cosas que tenemos o almacenamos.

Es un buen momento para intenta hacer limpieza y tirar objetos que ya no se usan, ropa vieja, televisores obsoletos, cintas de video, enciclopedias desfasadas …

Dependiendo del volumen, de enseres y muebles a trasladar, seguramente va a necesitar ayuda. Lo ideal es contar con profesionales. Mejor que vean y vayan a valorar a su casa, oficina, será buen momento para consultar dudas y valorar opciones. Pida más de un presupuesto. Ojo con las ofertas muy baratas.

Indispensable presupuesto por escrito.

Empecemos. Quien recogerá y embalará la ropa, libros, vajilla y demás enseres, nosotros o la empresa de mudanzas.

Si decide hacerlo usted, podrá seleccionar y hacer purga y a la hora de desembalar se le será más fácil saber dónde pueden estar las cosas. Conlleva tiempo y tener la casa con montoneras de cajas por todos los lados, también se ahorra el importe de ese servicio. Se asombrará de la cantidad de cajas que necesitará.

Convine hacerlo con unos diez días de antelación. Utilizar distintos tamaños y calidades complica el apilamiento y traslado. Hay que tener especial precaución con el peso, no sea que la caja se desfonde y se eche a perder su contenido.

Usar cajas muy grandes para libros u objetos pesados no es conveniente, luego hay que moverlas.

Si contrata este servicio, la empresa se encargará por usted.

Junte toda la documentación, contratos, cartilla, tarjetas sanitarias, dinero… y llévelo usted mismo, seguro que le va hacer falta y es un engorro tener que estar buscándolo por un sinfín de cajas. Si está tomando alguna medicación no se olvide de ella.

Gestione altas, bajas de luz, teléfono, gas, agua, comunique su cambio si está suscrito alguna publicación.

Marque las cajas con aquello que prevé que le va hacer falta lo primero, por ejemplo si es verano, la ropa de invierno no corre tanta prisa. Esa misma noche necesitara unas sábanas, mantas. Útiles de aseo, ropa limpia.

En una de las visitas a el que será su nuevo domicilio, si ha tomado las medidas de los muebles más grandes y voluminosos haga una reubicación mental de los muebles, le servirá para cuando los tenga que colocar y no andar moviéndolos. Tenga encueta las alturas de los muebles, por si tuviera que modificarlos. Enchufes, tomas de teléfono, antena. En la cocina grifos y desagües para la lavadora, lavavajillas…

El día de la mudanza, si ha optado por la opción de una empresa, cuanta menos gente mejor. Las personas mayores muchas veces se agobian, mejor que lleguen cuando ya está terminada. Las mascotas mejor que no anden por el medio.

Mejor una persona que coordine e indique donde va casa cosa y su emplazamiento dentro de cada habitación.

Cuadros, lámparas todo aquello que conlleve hacer agujero a la pared, mejor con calma una vez hecho el taladro tiene mala solución.